Schanuzer perro

Mi perro se cae

Hace poco llegó a nuestro hospital, con sus propietarios muy nerviosos, nuestro amigo y paciente CHESTER, un precioso Schnauzer sal y pimienta de 5 años de edad, macho , no castrado. El motivo de su visita fue debido a que justo después de desayunar por la mañana vieron que se tropezaba y caía hacia un lado, y tal como ellos nos decían: “CHESTER tiene el lado derecho paralizado de repente”

En el examen físico, CHESTER estaba algo postrado y deprimido, y el examen neurológico revelaba alteraciones en el miembro torácico y pelviano derecho, conservando eso sí , la sensibilidad profunda de ambas extremidades. Realizamos una serie de pruebas analíticas y de imagen para excluir ciertas patologías, y ante los resultados obtenidos , la clínica del animal, y la raza sospechamos de un tromboembolismo fibrocartilaginoso.

Diagnóstico

El embolismo fibrocartilaginoso (EFC) es una mielopatía producida por necrosis isquémica aguda, como consecuencia de la obstrucción por material fibrocartilaginoso de vasos sanguíneos que irrigan la médula espinal.

Los síntomas de esta enfermedad, son de aparición repentina, no progresiva y, una vez han transcurrido las primeras 24 horas, no cursa con dolor. El grado y tipo de afectación varía según la localización anatómica del émbolo.

La recuperación de Chester

Hablamos con sus propietarios, le comentamos nuestras sospechas y dejamos a CHESTER hospitalizado con nosotros para controlar su evolución. Los síntomas de CHESTER pasadas 24 horas no fueron a más, sino al contrario, CHESTER mostró cierta mejoría. El tratamiento de CHESTER en este caso fue rehabilitación y vitaminas de soporte. Lo mandamos a casa al tercer día, sus dueños practicaban en casa los ejercicios recomendados, y cada día nos comentaban sus progresos. CHESTER a día de hoy es el mismo perro que antes,“ dando guerra”, que es lo que lo caracteriza!! Gracias familia por la confianza depositada.

Otras historias de nuestros pacientes que te pueden interesar: