Halufo, un ex-roncador profesional

Halufo es un carlino muy simpático, pero también muy ruidoso y no lo es porque ladre, sino porque emite una gran variedad de sonidos respiratorios que los veterinarios llamamos estridores y estertores, pero que todo el mundo conoce como ronquidos.

El ronquido se produce por la vibración de alguna estructura blanda del sistema respiratorio, típicamente la parte posterior del paladar o paladar blando.

Los perros de razas braquicefálicas (chatos, para que nos entendamos) tienen un paladar blando demasiado largo y habitualmente emiten este tipo de ruidos respiratorios. Lo que mucha gente no sabe es que esto puede convertirse en un problema preocupante, especialmente en verano. En ocasiones el paladar llega a taponar como una ventosa la laringe y el perro no puede respirar durante unos segundos (apnea). Si esto se repite durante mucho tiempo la laringe se deforma por efecto del vacío que se produce. Por desgracia la deformación de los sáculos reduce el paso de aire y dificulta más la respiración.

Los perros que, como Haludo, sufren este problema se cansan más y tienden a evitar el ejercicio. En verano se sobrecalientan y su vida puede llegar a correr peligro por lo que conviene tomar algunas medidas.

Recomendaciones:

1.- Evitar los paseos durante las horas de calor. Sacarlos muy temprano por la mañana y muy tarde por la noche cuando se suavizan las temperaturas.

2.- Mantenerlos en ambientes frescos. Si disponemos de aire acondicionado es un buen recurso, pero para quien no lo tenga se le puede dejar en una zona con corriente de aire, por supuesto a la sombra. Y si no es suficiente hay que remojarlos con frecuencia o ponerles un ventilador.

3.- Es conveniente que tu veterinario conozca el problema de tu mascota y cuando acudas a vacunar (quizás es en invierno cuando el problema no se acentúa tanto) cuando deberás explicarle las dificultades respiratorias que tiene.

4.- Hay cirugías que pueden mejorar la calidad de la respiración de tu mascota. No todos los veterinarios las realizan debido al riesgo que conllevan o por su dificultad. Conviene que te informes cuando visites a tu veterinario. Él o ella te ayudarán a encontrar un profesional que lo pueda hacer.

 

A Halufo le operamos hace dos semanas. Su propietaria no podía creer que la misma noche ya respirara mejor. Ayer cuando vino a la consulta me dijo que prácticamente ya no ronca. Está muy satisfecha y si pudiéramos preguntarle; seguro que Halufo nos diría lo mismo.